martes, 17 de abril de 2007

Masacre por posesión de armas.

Debido a la masacre sufrida en la Universidad Técnica de Virginia se vuelve a levantar polémica sobre la posesión de armas en E.E.U.U.

Escrita nada más y nada menos que en 1787, la segunda enmienda de la constitución del pais contempla que:

'Una milicia bien regulada, en caso de ser necesaria para mantener la seguridad de un estado libre, el derecho de la gente a tener y portar armas, no debe ser infringido'

Esta ley ha "sobrevivido" milagrosamente al paso de más de 200 años, actualmente 4 de cada 10 familias tienen un arma en casa y para hacerte con una, en la mayoría de estados, basta con ser mayor de edad, rellenar un formulario y dejarte tomar las huellas para comprobar si eres un asesino en serie o no.

Es curioso que la ley que prohibió las armas de asalto tras la tragedia ocurrida en 1994 en la escuela de secundaria de Columbine (Colorado), caducara en el 2004 y no se hiciera nada al respecto. Veremos si el hecho de que la masacre de ayer sea la más sangrienta de toda la historia de E.E.U.U sirve de algo y hace temblar los cimientos políticos de este mercado armamentístico.



Este estupendo video resume la historia norteamericana, lo vi en el blog de Poti dos días antes de la masacre.

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que esa ley ya no tiene razón de ser.
    El video es GENIAL!

    ResponderEliminar
  2. Las armas son buenas18 de abril de 2007, 11:48

    http://www.youtube.com/watch?v=p-DLYiYvluk

    ResponderEliminar
  3. Buena critica tambien la de padre de familia ;)

    Es que es una paradoja visible, comprando todos arma para "defenderse" consiguen justo los contrario.

    ResponderEliminar
  4. El posesionamiento de armas, es sumamente delicado, no es fácil controlar a un ser humano enfurecido y con un arma en la mano, se puede cambiar esa ley.

    ResponderEliminar

A la hora de comentar intenta escribir correctamente y no faltar al respeto. HDR no se resoponsabiliza de los comentarios pero eliminará aquellos ofensivos, especialmente los anónimos.